COMO COMUNICARNOS ASERTIVAMENTE

La mayoría de las relaciones exitosas se basan en una comunicación asertiva. Esta competencia es una de las principales características que un profesional destacado debe tener.

Demuestra que la persona está segura y comprometida con el trabajo realizado, al tiempo que le da credibilidad para ganarse la confianza de otros.

La comunicación asertiva se refiere al respeto, a la claridad, la dinámica y la objetividad al transmitir una información. Se puede considerar que la comunicación fue asertiva cuando el mensaje, sea bueno o malo, dio los frutos que el comunicador esperaba.

Comprendamos mejor este concepto y veamos algunos consejos, para una mejor comunicación… ¡sigue leyendo este contenido!

Concepto de comunicación asertiva

La asertividad se define como la habilidad social de hacer una afirmación y expresar pensamientos, sentimientos y deseos de manera directa, clara y honesta, teniendo en cuenta el contexto y el modo de hablar.

Por eso, un comunicador asertivo es aquel que consigue adaptarse al momento y al entorno para lograr transmitir el mensaje deseado en su totalidad.

Sin embargo, no hay una única manera de hacerlo. Es necesario entender al público y sus particularidades y, a partir de ahí, diseñar estrategias para convertirse en un buen comunicador.

Este tipo de comunicación es muy importante dentro de las organizaciones, especialmente para los gestores y responsables de ciertos sectores de trato directo con el público, clientes, etc. Al fin y al cabo, esta habilidad ayuda a mantener relaciones sanas, genera experiencias importantes y ayuda a cerrar tratos.

Por otro lado, en este contexto, surgen muchos inconvenientes en el resultado de los objetivos debido a las fallas de comunicación. Si la información no se comparte, no es correcta o está incompleta, se producirán desajustes en las áreas que ameriten trabajar en equipo.

5 sugerencias para que te comuniques correctamente

La comunicación asertiva va más allá de la capacidad de usar las palabras. Aprender a expresarse de manera no verbal también dice mucho sobre la capacidad de un comunicador.

El profesional que adquiere esta cualidad tiene más credibilidad en sus relaciones, es más respetado y tiene más probabilidades de tener éxito.

Además, existe una relación directa entre profesionales exitosos y su capacidad comunicativa. Ellos pueden transmitir ideas, visiones y miedos de una manera tan natural y transparente, que muchas personas se sienten conmovidas e incluso cercanas a ellos.

Aquí tienes algunos consejos para desarrollar una comunicación asertiva.

1. Aprende a escuchar antes de comunicarte

Esta debería ser la premisa básica de cualquier interacción. Un buen comunicador escucha y comprende el otro lado antes de dar su opinión.

Aunque no estés de acuerdo con los puntos planteados, deja que la persona complete su línea de raciocinio para tomar la palabra. Esto también es un gesto de respeto, que indica que no solo quieres hablar, sino resolver la situación.

2. Construye caminos alternativos durante la conversación

Una conversación no necesita tener un guion definido para ser asertiva. El gestor debe tener en cuenta lo que hay que decir y debe tratar de hacerlo de la manera más objetiva y clara posible. Sin embargo, no es fácil predecir cómo se comportará el otro interlocutor o qué informaciones se introducirán en la conversación.

Por lo tanto, si es necesario, hay que crear caminos alternativos en la conversación o dirigirla al tema central del mensaje.

Por ejemplo, si tu intención inicial era reprender a un colaborador por algo que hizo mal, pero él te sorprende con la noticia de que está teniendo serios problemas personales, no habrá manera de continuar con el asunto inicial.

Los grandes líderes pueden hablar y regañar, pero también tienen un lado humano.

Lo más importante es entender que en una conversación siempre hay dos lados y que hay que entenderlos a ambos para que ambas partes evolucionen.

3. Aprende y practica la comunicación corporal

La comunicación corporal dice mucho sobre una persona. Por eso, la comunicación asertiva debe provenir de un interlocutor seguro, que mira directamente a los ojos, que sabe cómo comportarse delante de las personas y que consigue afrontar situaciones difíciles o complicadas. La comunicación corporal también está asociada con la ropa, la forma de ser y los gestos del mensajero.

Estas características son importantes para negociar conflictos y motivar a las personas, porque es difícil confiar en una persona o líder irritable, agresivo o no calificado, ¿verdad?

Por eso, los gestores asertivos están en constante aprendizaje y entrenamiento, aunque hay personas que son asertivas por naturaleza y nada mejor que una comunicación fluida y agradable con personas así.  

4. Prioriza los diálogos en persona

Con los avances tecnológicos, muchas interacciones se volvieron completamente virtuales. Estas opciones son excelentes y muy necesarias en muchas situaciones, pero hay algunos casos en los que una conversación cara a cara es fundamental – como cuando hay que resolver un conflicto, por ejemplo.

La comunicación por correo electrónico o mensajería instantánea abre espacio para malas interpretaciones, porque no se puede demostrar ni comprender algunas expresiones. Esto puede causar situaciones innecesarias.

Entonces, analiza la situación y, si es necesario, dale preferencia a un diálogo presencial. Además, evita términos extravagantes o jergas que puedan perjudicar tu discurso.

5. Usa las emociones y tu buen humor

Establecer una comunicación asertiva no se trata solo de decir palabras bonitas en el momento adecuado. La comunicación solo se considera completa cuando hay interlocutores interesados del otro lado.

Esto significa que utilizar las emociones y el buen humor puede ser una excelente alternativa para despertar el interés y captar la atención de las personas. Pero, acuérdate de usarlos con moderación para no perder la credibilidad.

Sé asertivo para que hagas la diferencia

Después de leer este contenido, sé que te habrá quedado claro que la comunicación asertiva es fundamental para todo profesional y para todas las áreas, ¿verdad? Esta forma de comunicarnos nos permite trabajar otras características y habilidades, para llegar a un resultado positivo con el que podamos influenciar a las personas con las actitudes correctas y también ayuda en otros aspectos fuera de la vida laboral. Esta habilidad puede ser un desafío para las personas tímidas e introspectivas, pero todo el mundo debería ejercerla, pues es importante en todo tipo de relaciones interpersonales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.